«El mundo del cómic no es nada elitista»

«El mundo del cómic no es nada elitista»

La zaragozana Sara Jotabé es autora de cómic e ilustradora. Reconocida en el sector cuenta con varios libros publicados, premios, muchas colaboraciones y un nuevo proyecto en el horno.

Su melena llameante anuncia la llegada de alguien especial cuando nos encontramos en una concurrida y céntrica cafetería. Parece un dibujo de cómic con vida. Cercana y tremendamente dulce en el trato deja salir poco a poco a la mujer comprometida y solidaria que es. Crítica y ácida a partes iguales, con las ideas asentadas y el rumbo marcado, charlar con Sara Jotabé es un regalo.

A sus 26 años cuenta con una importante trayectoria profesional, pero era una niña cuando algo empezó a forjarse en su interior. Con pocos años recuerda dibujar con palos en la arena del parque. Ni siquiera tiene muy claro qué dibujaba, piensa que tal vez perros, a otros niños o quién sabe qué. “En aquel entonces para mí era lo máximo”, confiesa.

Primeros pasos

Hay una importante influencia en la trayectoria profesional de Jotabé: Mª Esther. “Mi madre estudió Historia del Arte y siempre ha sido una apasionada del arte y de las distintas culturas. Me llevaba con ella a todas las exposiciones, a todas las ruinas y a todo lo que a ella le resultaba interesante”. Como todos los niños también atravesó una etapa de negación y se quejaba con amargura porque solo iban a ver cosas “rotas”, pero reconoce que con ella visitó siendo muy pequeña poblados celtas, casas romanas o iglesias de diferentes siglos. Arte en vena para la pequeña Sara.

No es el único antecedente en la familia. Su bisabuelo era restaurador y se encargaba de repintar los techos y de otras labores de conservación en algunas iglesias turolenses. La conexión con Teruel y con el arte ha estado siempre presente en su ADN.

El premio turolense

Cartel de las Bodas de Isabel de Segura 2019
Cartel del concurso

Además, en 2019 ese vínculo se estrechó aún más con el primer premio del cartel para Las bodas de Isabel de Segura (2019). “Me hizo muchísima ilusión este premio. Teruel es mi ciudad, igual que Zaragoza”, asegura. También confiesa, mientras rodea ceremoniosamente con sus manos una taza de té pakistaní, que le daba cierto respeto presentarse al concurso y no estar a la altura de sus raíces. “Fue ese momento de ahora o nunca. Y ha funcionado tan bien el cartel… Sé que al pueblo de Teruel le ha gustado y no he recibido ninguna crítica negativa”, reconoce emocionada. “Quería que mi trabajo representase la historia y el contexto. El cartel está basado en la techumbre original de la catedral de Teruel, en las cenefas y en los bestiarios”.

Las Bodas de Isabel
El alter ego de Jotabé

Y donde se percibe la influencia de una madre y de un abuelo, no se puede obviar la figura paterna. Un hombre de ciencias que “leía mucho en su juventud y adolescencia”. Gracias a él y a la presencia en casa de la colección completa de Astérix Jotabé reconoce haberlos ojeado cuando aún no sabía leer. “Luego se unió mi pasión por la lectura y por los dibujos. Y en los cómics estaba todo junto”.

Los años en las aulas

La formación en el colegio supuso un impulso para Sara cuando apenas desfilaba por los primeros años de primaria. “Tuve una maestra, Olga, que sin ser la encargada de las clases de plástica decía que aunque yo era buena en todas las disciplinas, con el arte disfrutaba tanto que había que darme rienda suelta. La recuerdo con mucho cariño”.

El tiempo de las aulas arrastra ciertas anécdotas como los concursos… de dibujo. “Había gente que no se presentaba si lo hacía yo y me daba pena y rabia. No era justo ni para ellos ni para mí”. Una posible solución se asoma en la conversación apuntando diferentes premios o categorías. “Cada profesor tenía su gusto y creo que también había que valorar otros aspectos y a otros artistas que de primeras no parecen serlo”.

Referentes

Astérix y Tintín parecen el santo grial de los lectores y dibujantes de comics. Sara Jotabé ya había tenido las primeras incursiones devorando en casa viñetas del galo más conocido de toda la Galia: “Empecé a leer historias de Goscinny y Uderzo y me encantó la línea gorda y los colores planos del comic franco belga. Luego, cuando fui un poco más mayor, con unos nueve años, descubrí a Alesandro Barbucci”. La ilustradora hace referencia a las W.I.T.C.H., una colección de literatura juvenil con cinco chicas como protagonistas que tenía poderes mágicos y que cautivó a legiones de jóvenes lectores. “Llevo a Barbucci en mi corazón desde entonces y si te preguntas dónde está su influencia en mi trabajo te diré que en los inicios, cuando empecé a montar mis primeros comics imitando a sus personajes, jugando con sus perspectivas…”.

Intensa vocación

De pequeña quiso ser paleontóloga – tenía obsesión con los dinosaurios- o dibujante de Disney. “Creía que vivían en Disneyland París, con Mickey Mouse y allí eran felices dibujando”, confiesa divertida. “Eso sí, nunca he sido de princesas. Me gustaban los personajes aventureros”. La vocación era evidente desde muy pequeña. “Lo he tenido claro siempre. Pero siempre, siempre, siempre”.

La llegada al bachiller artístico en la Escuela de Arte de Zaragoza le asustó un poco en un momento donde Jotabé estaba tremendamente interesada por la pintura, pero reconoce haber aprendido muchísimo en aquella época. “Estaba obsesionada con el arte pop y con el cómic y quería tirar por ahí. Me asustó un poco porque se abrían muchas puertas, empezabas a destacar en algo y de pronto te llamaba la atención otra cosa”. Confiesa ser positiva y capaz de aplicar técnicas de una disciplina a otra. “Puedes trabajar con todo lo que conozcas e innovar”.

Más tarde llegó la Universidad y Teruel volvió a tomar protagonismo en la vida de la ilustradora. Era el momento de estudiar Bellas Artes. “Me abrió mucho la mente, conocí disciplinas y corrientes artísticas por las que no había tenido ningún interés y me gustaron. Las perfomance, por ejemplo, me tentaron mucho para seguir por ese camino, pero el dibujo me ha podido siempre”, admite.

Finalizada la productiva etapa turolense en la Universidad, decide estudiar el máster en Educación en Zaragoza dejando entreabierta la puerta a la docencia. “El plan A, el prioritario, que era dedicarme al arte está yendo bastante bien, así que el otro plan está aparcado. Sin embargo, no descarto la idea de doctorar”.

Primeros pasos profesionales

Jotabé reconoce que Zaragoza, en comparación con Madrid o Barcelona, “tiene muchísimo movimiento en el sector del cómic”. Además, considera que reúne los aspectos positivos de una ciudad aparentemente grande y aparentemente pequeña: “Tiene las cosas buenas de ambos extremos. Puedes encontrar muchísima gente de lo tuyo y que enseguida te tiende la mano. Me sorprendió mucho que el mundo del cómic no es nada elitista”.

Sin miedo al trabajo, la joven dibujante combinó los meses del máster con una temporada de “pico y pala, trabajos en formato digital, movimiento en redes sociales y buscarme la vida. He sido siempre muy cabezona, la verdad”.

Técnica digital vs analógica

Sara Jotabé, como la mayoría de los dibujantes e ilustradores, suele dibujar a mano. “Siempre llevo conmigo una libreta y un par de lapiceros o un boli. Me gusta apuntar las ideas y hacer los bocetos principales a mano”. De hecho, los history boards de los cómics, la primera preparación de la historia, del guion visual, lo lleva a cabo en libretas. “Así puedes ver cómo funcionan las viñetas entre sí, las páginas, los planos… Toda esta parte la hago en analógico. Sigo siendo super fan de lo analógico”. Aunque reconoce que la parte digital ahorra mucho trabajo en ciertos aspectos. “El ordenador me permite conseguir más fácilmente acabados muy planos, por ejemplo”.

Público juvenil y adulto

Tiene perfectamente definido su target de edad: público juvenil y adulto. Aun así ha realizado algunas colaboraciones como un fanzine con el Colectivo de Artistas en Acción Solidaria con una finalidad social, como le gusta a Jotabé: recaudar fondos para Aspanoa.

No es gratuito que no se dedique más a la ilustración infantil: “No es que me aporte menos, pero sí me coarta porque mi discurso es bastante crítico. Me parece mal manchar o ensuciar la cabeza de un niño con un discurso más adulto que tiene más de política, de conciencia social y de crítica. Me siento más cómoda tratando con personas que ya tienen un poder crítico y con las que podría dialogar”.

Solidaridad

Believe in art es un proyecto cuyo objetivo es humanizar los hospitales, pintando las habitaciones, los pasillos, las escaleras o cualquier otro rincón que convierta la frialdad de un hospital en un lugar más cálido y amable para los niños y sus familias.

Detalle sirena Sara Jotabé Quirófano urgencias Hospital Infantil de Zaragoza
Detalle de una de las sirenas

Un proyecto que se cruzó en el camino de la dibujante zaragozana por casualidad y que no dejó escapar: “Me puse en contacto con ellos porque me parecía una propuesta maravillosa. Les gustó mi trabajo y me animaron a pintar el quirófano de urgencias del Hospital Infantil de Zaragoza”. Un trabajo complicado porque había que pintar la techumbre del quirófano que, además, estaba decorado con el obsoleto gotelé. “Me dolió en el alma cuando lo vi de cerca, porque desde abajo parecía liso”, reconoce. Pero lejos de ser un hadicap, se convirtió en una motivación más. Y así llegaron los delfines, las perlas, los peces y las sirenas al quirófano de urgencias.

Sara Jotabé pintando el quirófano de urgencias del Hospital Infantil de Zaragoza
Sara trabajando para el proyecto Believe in art

“Fue un trabajo complicado durante 5 o 6 días, desde el punto de la mañana hasta media tarde de rodillas sobre un andamio, con moratones incluidos. Pero lo disfruté mucho porque también pensaba en los niños que entrarían allí asustados. Cuando yo era pequeña me partí la nariz y recuerdo que pasé un miedo terrible allí porque todo era como una nave espacial. Espero que ahora, por lo menos, se les vaya la idea de dolor un rato”. No fue una tarea sencilla porque era el quirófano de urgencias y no estaba cerrado. Si había una urgencia tenían que utilizarlo, aún así, el esfuerzo y el resultado valió la pena tanto para Jotabé como, seguramente, para muchos niños que han pasado por allí.

Mensaje más allá del dibujo

“He llegado hasta el estilo que tengo ahora de una forma muy natural, sin forzar nada. Quedándome con lo que me permitía expresarme como yo quería en cada momento”, explica Jotabé acerca de su evolución. Más allá del dibujo sus creaciones tienen un trasfondo. “Siempre trabajo con el humor. A veces, temas muy ácidos. Puedes soltar una carcajada con una viñeta, reflexionar y darle una segunda o tercera lectura. Y eso también se deja ver en mi trabajo”.

El punto de inflexión

El Salón del cómic es una cita imprescindible en el sector, con un ambiente familiar y cercano. “Zaragoza está muy bien situada. En el salón puedes encontrarte con un autor en la puerta, hablar con él y asistir a charlas. Me parece muy accesible. Nuestra ciudad tiene durante todo el año un movimiento tremendo. Creo que Zaragoza bebe comic”.

Sara Jotabé con Mk.zgz en el Salón del Cómic de Zaragoza
Sara Jotabé y Mk.zgz en el pasado Salón del Cómic de Zaragoza

Un significado muy especial tiene la edición de diciembre de 2015 para Jotabé. “Saqué un fanzine, un pequeño cómic breve, cortito en blanco y negro. Me presenté allí con un compañero de la carrera con la intención de probar suerte para vender ese fanzine”. Obtuvo el resultado soñado: en una tarde se agotó la primera edición de Una chica rara. La gente seguía preguntando por aquel fanzine y ya se empezaba a fraguar en la cabeza de la joven artista la posibilidad de mover su trabajo y buscar una editorial. El efecto Jotabé no acabó ahí porque una editorial se acercó directamente a ella: “Nos ha gustado un montón tu fanzine, mándanos lo que tengas”.

Primera obra publicada

Y así vio la luz Pajas mentales (2016) de la mano de la editorial LetraBlanka. “Me dijeron que les gustó muchísimo el dibujo y mi forma de narrar, que soy muy dulce con un dibujo muy redondito, muy femenino -aunque para mí solo es algo estilístico- pero que luego tengo una doble lectura”.

Esa doble lectura que caracteriza su trabajo no es otra que la ironía y el humor, ácido en muchas ocasiones. Siempre plantea a través de sus viñetas situaciones que reflejan una crítica social, política o de cualquier cosa que invite a cuestionarse el mundo. “Debemos ser más críticos y analíticos con todo lo que hacemos y lo que somos. El mundo no te rodea, tú eres el mundo y formas parte de todo”.

Sus personajes siempre están contra el mundo o luchando contra algún vaivén emocional. “Aunque haya humor y crítica, siempre están en búsqueda de sí mismos. La psicología y cómo les afectan ciertas cosas a los personales es el hilo conductor”.

Nuevo cómic en el horizonte

Diario de una mierda se publicó en 2017 y el pasado año participó en el cómic solidario Diferente. Así que algo nuevo debe estar cocinándose en el despacho de la dibujante, porque su tercer cómic verá la luz este año y promete cambios importantes. “Hay un trabajo más profundo a nivel narrativo, de guion, longitud, pictórico, de dibujo”, confiesa. Ahora solo queda esperar.

Artista de principio a fin, desde que entró en la concurrida cafetería con su melena llameante hasta que abandona el lugar, como Elvis después de un concierto. Desde Meraki solo podemos confirmar que Sara Jotabé es como una fruta exótica, con apariencia dulce pero irónica y ácida por dentro. Todo un reto para el paladar más exigente. Seguirán oyendo -o leyendo- de ella, eso seguro.


Bonus track

Duelo de dibujantes

Cristina Fortea

10 comentarios en ««El mundo del cómic no es nada elitista»»

  1. Me parece interesantisimo. Da gusto que se difundan historias de gente real, con la que se interactúa y que se ofrece a transmitir. El video me parece que es extraordinario, anima a los demás a intentarlo

    1. ¡Gracias, Elisa! A nosotros también nos encanta el resultado final del vídeo. Es la guinda del reportaje y desde luego se lo debemos a Sara Jotabé que no dudo en colaborar con nosotros y MK, que con trece años nos hizo pasar un rato muy divertido el día de la grabación. ¡Un saludo!

  2. Me parece absolutamente increíble lo que hacéis, los aspectos alternativos de ocio están poco vistos en la sociedad más joven y da gusto intentar visualizarlo más.
    ¡Seguid así!

  3. ¡Enhorabuena por el reportaje! Extenso,bien redactado y muy interesante.Da gusto ver como se dan a conocer otras vías de ocio alternativo y conocer a las personas muchas veces anónimas que crean y están detras de muchas de estas opciones alternativas.

    1. ¡Gracias de corazón, Juanvi! En Meraki ponemos mente y corazón friki en todo nuestros trabajo. Vuestras visitas y comentarios son el mejor premio. U¡n saludo!

  4. Da gusto leer la entrevista ( en mi caso no conocía a la ilustradora), el cuidado y la claridad con la que está hecha. ¡Y el bonus track es lo más!

    1. ¡Gracias por tus palabras, Raquel! Si puedes disfrutar de alguno de los cómics de Sara Jotabé no te defraudará. Un saludo.

  5. Sigo a Sara Jotabé desde hace un tiempo y me encanta su trabajo. Una entrevista super completa. Y el video final… ¡super friki! Me encanta.
    Seguid así, os leeré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *